Cuando los hechos se tergiversan para servir a una opinión o para promoverla agresivamente, especialmente una opinión que resulta demostrable en que las personas son victimizadas, perseguidas y sus vidas destruidas en muchos lugares del mundo, debería ser un asunto de preocupación para todos los que quiere que las personas sean tratadas con igualdad, equidad y justicia.

Cristina Ángela