Hay suficientes enemigos y amenazas reales en el mundo como para tener que inventar los imaginarios.

Cristina Ángela