| | | | | | | | | | | | | | |

Él era todo mi mundo. Él todavía lo es. Mi mejor amiga, amante, cómplice y mi otra alma. Pero él no estuvo de acuerdo. No se supone que una persona sea todo tu mundo, dijo. Pero está equivocado. Cuando te amas a ti mismo, amas a los demás. Cuando te encuentras a ti mismo, encuentras a los demás. Cuando creas tu mundo y está prosperando, creas otros. Y construí un mundo entero para él. Para nosotros. Como él una vez construyó para mí.

Dominic Riccitello