| | | | | | | | | | | | | | | | |

Quédate en mis brazos y mírame a los ojos, a esa luz que existe solo gracias a ti. Encontrarás todas las razones para quedarte en este mundo que tienen la costumbre de romperte cada vez.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

A veces lo único que necesitamos es un abrazo que nos haga sentir como en casa. Los latidos del corazón que suenan como una canción de cuna y los ojos que nos aseguran que el mundo no es un lugar tan malo cada vez que los miramos.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

¿Se me puede culpar por querer un cuerpo real, para poner mis brazos alrededor? Sin ella yo también estoy desencarnado. Puedo escuchar los latidos de mi propio corazón contra los resortes de la cama… pero hay algo muerto al respecto, algo desierto.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Cuando escribo… estoy en los cariñosos brazos de un amigo de la infancia sobre cuyo colorido corazón puedo colgar los dibujos al carboncillo de mis aflicciones.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Eco de las olas aparece en el cielo, sus luces se reflejan en tus ojos. Estoy de vuelta en nuestro mundo y feliz de nuevo. El sonido de tu voz, abrazo compasivo… El poder de tu toque, la serenidad de tu paso… El latido de tu corazón calma mi presencia, agraciando con eterna paz mental… Bañado en el sol de tus brazos me Soy profundamente consciente de la corriente melódica que no tiene lenguaje… deslizándose bajo el cielo silencioso de tus ojos…

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Cuando la Tierra disfruta del brillo del Sol, me encontrarás allí con los brazos abiertos y la cara con una sonrisa.

| | | | | | | | | | | | | | | |

¡Noticia de última hora! Todos los brazos de los políticos se van a alargar para que puedan darse palmaditas en la espalda por hacer un gran trabajo.

| | | | | | | | | | | | | | | | | |

Incluso después de que dejas a alguien, o te dejan y comienzas tu vida de nuevo, fingiendo que has seguido adelante. Siempre hay una parte de ti que has dejado atrás con ellos. Nunca podrás recuperar eso, incluso años después de que dijiste que seguías adelante. En el momento en que los veas vas a recordar la primera vez que hablaron, la primera vez que caminaron juntos. La forma en que los dedos del otro se tocaron accidentalmente por primera vez y la forma en que te sentiste dentro de sus brazos. Todos y cada uno de los momentos que te hicieron débil. Eso es lo que la parte que habías dejado de ellos es capaz de hacerte.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Siempre que Él contesta oraciones, Dios suele priorizar aquellas de personas que, en lugar de la boca, han orado con las manos y/o los pies.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

quiero quedarme acurrucada y acurrucada y bañada en chocolate… para siempre en los brazos de mi madre.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Porque depende de ti y de mí encontrar consuelo en los brazos de la nostalgia y nuestra capacidad para crear lo eterno a partir de momentos fugaces.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Estoy aprendiendo la persistencia y el cierre de puertas, la forma en que las estaciones van y vienen mientras sigo caminando por estos caminos, de ida y vuelta, para encontrarme en nuevas zonas horarias, nuevos brazos con nuevas frases y nuevas metas. Y duele volverse, duele enterarse de la pobreza y las lagunas, de la viuda y de los que se van. Duele aceptar que duele y duele aprender lo fácil que es para las personas no necesitar a otras personas. O lo fácil que es necesitar a otras personas pero que nunca puedes construir un hogar en los brazos de alguien porque un día te dejarán ir y debes construir el tuyo propio.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Cuando el crepúsculo duerme sujetando la noche En tus brazos me abrazas fuerte Horas fugitivas apretadas por besos Más de tu amor mi corazón extraña

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Principalmente quiero recordarle las recetas de curación y darle mi propio remedio hecho en el acto para aliviar su dolor. Le digo: “Consigue un bolígrafo. Deja de llorar para que puedas escribir esto y empezar a trabajar en ello esta noche”. Mi remedio es largo. Pero el último elemento de la lista dice: “Cuando te despiertas y te encuentras viviendo en un lugar donde no hay nadie a quien ames y en quien confíes, sin comunidad, es hora de dejar la ciudad, empacar e irte (incluso puedes irte esta noche). . Y donde tienes que ir es cualquier lugar donde haya brazos que puedan sujetarte, que no te dejen ir.

| | | | | | | | | | | | | | |

Cuando te tengo entre mis brazos, vivo dentro de tu arcoíris y tú vives dentro del mío.