| | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Quería hacer algo nuevo. El mundo se está convirtiendo en una aldea global y tenemos que entender estas diferentes culturas. Hay una cultura danesa, una cultura israelí, etc. Entonces, si quieres ir a Dinamarca, lee el libro.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Mis novelas están ambientadas en un espacio y ritmo global. Sin embargo, nunca he visitado la mayoría de los lugares. Escribí mi primer libro en Londres, pero la historia llevaba al lector a lugares de México, Dinamarca y Rusia, y evitaba cuidadosamente Londres. Accedo a estas ubicaciones globales con los pies plantados frente a mi computadora. Usaré mi conexión a Internet para entrar con cuidado en las calles de una ciudad extranjera y averiguar cuánto tardará mi personaje principal en llegar del aeropuerto al centro de la ciudad, y si hay algún atajo en el camino. Quería hacer algo nuevo. El mundo se está convirtiendo en una aldea global y tenemos que entender estas diferentes culturas. Hay una cultura danesa, una cultura israelí, etc. Entonces, si quieres ir a Dinamarca, lee el libro.