| | | | | | | | | | |

Jacob estudió el cementerio de hierro, donde cada vehículo era su propia lápida. Condujo lentamente, como si tuviera miedo de despertar a los muertos. Aunque no fue eso. El general dejó claro que debían temer a los vivos.