| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Finjo estar lleno, pero en realidad estoy dolorosamente vacío. Y es porque con demasiada frecuencia me siento a la mesa del mundo en lugar de a los pies de Dios.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Si hay alguna cualidad redentora que puedo encontrar en huir de algo, es que estoy de pie. Ahora todo lo que tengo que hacer es cambiar mi dirección.