| | | | | | | | | |

El contacto con el mundo, con el que me codeo constantemente desde hace catorce meses, me hace sentir cada vez más como si volviera a mi caparazón. Odio la multitud, la manada. Me parece siempre atrozmente estúpido o vil.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | |

El fracaso es información encerrada en un caparazón de dolor.