| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Finjo estar lleno, pero en realidad estoy dolorosamente vacío. Y es porque con demasiada frecuencia me siento a la mesa del mundo en lugar de a los pies de Dios.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Tal vez nunca sintamos ese tipo de amor dulcemente puro y totalmente majestuoso que cautiva todos los anhelos porque estamos irremediablemente enredados en el miedo ilógico de que, a pesar de toda la gran bondad del amor, podría no ser lo suficientemente bueno para mantenernos a salvo.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

En mi desesperación, finalmente descubrí que la única forma en que puedo comenzar a llenar el vacío que hay dentro de mí es estar agradecido por lo que hay y no enfadarme por lo que no.

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Pregunto: ‘¿Está la taza medio vacía o medio llena?’ Y cuando hago esa pregunta, me sorprende cuántas personas no tienen taza.