| | | | | | | |

Es el propio Nixon quien representa ese lado oscuro, venal e incurablemente violento del carácter estadounidense que casi todos los países del mundo han aprendido a temer y despreciar. Nuestro presidente muñeca Barbie, con su esposa muñeca Barbie y su caja llena de niños muñeca Barbie es también la respuesta de Estados Unidos al monstruoso Sr. Hyde. Él habla por el hombre lobo en nosotros; el matón, el timador depredador que se convierte en algo indescriptible, lleno de garras y verrugas sangrantes en las noches en que la luna se acerca demasiado…