| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

¿Por qué tu piel es la mejor sensación del mundo?

| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

Oh, ángeles cansados, no me miréis con esos ojos. Si ese es vuestro estado entonces ¿qué hay de nuestros llantos? ¿Qué os puedo decir de bondad que no sepáis ya? ¿Qué os puedo decir de fe, de esperanza y amor que ustedes mismos otorgan? Oh, ángeles, no arranquen otra pluma, esto no es el cielo, es solo el clima. Por favor, ángeles, inténtenlo. Somos uno todos juntos. Dilo una vez y luego deja mi pluma: Lo sentimos por nuestra ignorancia y aunque somos mundanos, podría volver a suceder. Lo sentimos por tu cansancio y aunque no eres mundano, no somos más que humanos.