No se puede derramar una gota de sangre estadounidense sin derramar la sangre del mundo entero… No somos una nación, sino un mundo.

herman melville