Mi madre siempre quiso vivir cerca del agua”, dijo. “Dijo que es lo único que nos une a todos. Que puedo tener el dedo del pie en el océano frente a la costa de Maine, y una niña de mi edad puede tener el dedo del pie en el océano frente a la costa de África, y nos estaríamos tocando. En lados opuestos del mundo.

megan miranda