Por primera vez en mi vida comencé a darme cuenta de que no es la maldad y la brutalidad, sino casi siempre la debilidad, la culpable de las peores cosas que suceden en este mundo.

stefano zweig