| | | | | | | |

Pero no todo fue malo. A veces las cosas no eran del todo malas. Solía volver a casa acostándose a veces, no demasiado borracho. Hago como si estuviera dormido, porque es tarde, y él sacó tres dólares de mi cartera esa mañana o algo así. Lo escucho respirar, pero no miro a mi alrededor. Puedo ver en mi mente sus brazos negros tirados hacia atrás detrás de su cabeza, los músculos como grandes huesos de durazno lijados, con venas corriendo como pequeños ríos hinchados por sus brazos. Sin tocarlo siento esas crestas en la punta de mis dedos. Veo las palmas de sus manos encallecidas como granito, y los largos dedos curvados hacia arriba e inmóviles. Pienso en el vello espeso y nudoso de su pecho y en las dos grandes protuberancias que forman los músculos de su pecho. Quiero frotar mi cara con fuerza en su pecho y sentir el pelo cortando mi piel. Sé exactamente dónde se afloja el crecimiento del vello, justo encima de su ombligo, y cómo vuelve a crecer y se extiende. Tal vez se mueva un poco y su pierna me toque, o siento que su flanco roza mi trasero. Aún no me muevo. Luego levantó la cabeza, se dio la vuelta y puso su mano en mi cintura. Si no me muevo, moverá su mano para jalar y amasar mi estómago. Suave y lento. Todavía no me muevo, porque no quiero que se detenga. Quiero fingir que duermo y que siga frotándome el estómago. Luego inclinará la cabeza hacia abajo y me morderá la teta. Entonces no quiero que me frote más el estómago. Quiero que ponga su mano entre mis piernas. Pretendo despertarme y girarme hacia él, pero sin abrir las piernas. Quiero que me los abra. Lo hace, y yo soy suave y húmedo donde sus dedos son fuertes y duros. Seré más suave que nunca antes. Toda mi fuerza en su mano. Mi cerebro se enrosca como hojas marchitas. Un sentimiento divertido y vacío está en mis manos. Quiero agarrarme a algo, así que le sostengo la cabeza. Su boca está debajo de mi barbilla. Entonces ya no quiero sus manos entre mis piernas, porque creo que me estoy ablandando. Estiro mis piernas abiertas, y él está encima de mí. Demasiado pesado para sostener, demasiado ligero para no hacerlo. Él pone lo suyo en mí. En mi. En mi. Envuelvo mis pies alrededor de su espalda para que no pueda escapar. Su cara está junto a la mía. Los muelles de la cama suenan como los grillos que solían volver a casa. Él pone sus dedos en los míos y nosotros estiramos los brazos como Jesús en la cruz. Me aferro. Mis dedos y mis pies se agarran fuerte, porque todo lo demás va, va. Sé que él quiere que yo vaya primero. Pero no puedo. No hasta que lo haga. No hasta que sienta que me ama. Sólo yo. hundiéndome en mí. No hasta que sepa que mi carne es todo lo que está en su mente. Que no podría parar si tuviera que hacerlo. Que moriría antes que quitarme lo suyo. De mí. No hasta que haya soltado todo lo que tiene y me lo dé. A mi. A mi. Cuando lo hace, siento un poder. Seré fuerte, seré bonita, seré joven. Y luego espero. Se estremece y sacude la cabeza. Ahora soy lo suficientemente fuerte, lo suficientemente bonita y lo suficientemente joven para dejar que me haga correrme. Saco mis dedos de los suyos y pongo mis manos en su trasero. Mis piernas vuelven a caer sobre la cama. No hago ruido, porque los niños pueden oír. Empiezo a sentir esos pedacitos de color flotando dentro de mí, muy dentro de mí. Ese rayo verde de la luz del insecto de junio, el púrpura de las bayas goteando a lo largo de mis muslos, el amarillo limonada de mamá corre dulce en mí. Entonces siento como si me estuviera riendo entre las piernas, y la risa se mezcla con los colores, y tengo miedo de correrme y de no correrme. Pero sé que lo haré. y lo hago Y sea arcoíris por dentro. Y dura ad dura y dura. Quiero darle las gracias, pero no sé cómo, así que le doy palmaditas como a un bebé. Me pregunta si estoy bien. Yo digo si. Se baja de mí y se acuesta a dormir. Quiero decir algo, pero no lo hago. No quiero dejar de pensar en el arcoíris. Debería levantarme e ir al baño, pero no lo hago. Además Cholly está dormido con su pierna echada sobre mí. No puedo moverme y no quiero.

Toni Morrison